Acroyoga: ¿qué es y cuáles son sus beneficios?

Últimamente se ha puesto muchísimo de moda practicar Acroyoga, y es que el hecho de poder volar junto con otra persona, es una sensación única.

El acroyoga se acerca en un estado muy meditativo cuando la pareja que practica consigue fluir con el movimiento y está 100% concentrada y consciente en lo que hacen. Sí… cuando estás ahí arriba, te digo yo que en lo último que piensas, es en hacer la lista de la compra.

Qué es el acroyoga?

El acroyoga es una práctica que nace de tres disciplinas: yoga, acrobacia y masaje tailandés. Una práctica profunda de autoconciencia corporal y mental. Se trata de un estilo en el que junto con tu pareja, utilizáis el cuerpo como medio de expresión para crear una forma de comunicaros y buscar un equilibrio conjunto.

La acrobacia se encarga de desarrollar confianza en ti, ganar fuerza y divertirte. El yoga, te ayuda a tomar conciencia en la respiración, mantener el equilibrio y la conexión. Y con la parte terapéutica (el masaje tailandés), se trabaja la escucha y la compasión.

Movimiento, comunicación, conexión, respiración, fuerza, equilibrio y juego. Con ello definiría una tarde practicando Acroyoga. Además, no puedes practicarlo solo, por lo que se trata de una filosofía que une y ayuda a conocer gente.

En definitiva, se trata de una disciplina que combina la sabiduría del yoga, el poder dinámico de la acrobacia y la bondad de las artes terapéuticas.

Cómo iniciarse en Acroyoga

En Acroyoga encontramos tres roles distintos:

– Base: la persona que hace de base, está en el suelo y le da apoyo al volador. Es la que tiene mayor cantidad de puntos en contacto con el suelo.

– Flyer: el volador es la persona que se eleva del suelo gracias a la base y se encarga de hacer diferentes posturas. La persona voladora debe tener seguridad, confiar en la base para hacer las posturas y equilibrio.

– Spotter: se asegura de que los puntos de apoyo sean seguros para evitar cualquier resbalón grave. Se encarga de “vigilar”, “cuidar” y “observar”. Además, también aporta sus consejos para que base y volador mejoren su posición.

Un taller, clase o sesión de Acroyoga, empieza con una breve salutación en la que las personas se conocen y toman conciencia de su práctica junto con la respiración. Después hay un calentamiento, que puede ser una pequeña sesión de yoga activo y dinámico, y ejercicios para empezar a mover el cuerpo. Al terminar, comienza la práctica en pareja en la que se empiezan a practicar inversiones, ejercicios de confianza y posturas al aire. Al final, hay un masaje tailandés.

Beneficios del Acroyoga

Muchas fotos en Instagram y mucho movimiento, pero… ¿qué nos puede aportar realmente el Acroyoga a parte de una gran diversión? El Acroyoga nos ofrece muchísimos beneficios a nivel físico, mental y espiritual en nuestras vidas.

  1. Buena condición física: al ser una práctica corporal, desarrolla cualidades como flexibilidad, agilidad, resistencia, alineación y mucha fuerza. Además, tus músculos estabilizadores o centrales (el core) ganan fuerza y tu masa muscular aumenta. Si empiezas a practicar, verás cómo en poco tiempo tu cuerpo va cambiando de forma y vas ganando fuerza.
  1. Mente saludable: practicar yoga disminuye la ansiedad. ¿Por qué? Porqué el hecho de tener que concentrarte para que los dos encontréis el equilibrio correcto para hacer las posturas, hace que te olvides del resto de tus cosas. Por un momento vives dentro de una burbuja en la que tus PREOCUPACIONES, PROBLEMAS, ANSIEDADES, TAREAS (y podría seguir…) no existen.
  1. Diversión y juego: no solamente se practica en pareja, ya que muchos optan por hacerlo de tres o más, incluso practicar con mucha gente e ir cambiando de pareja. Esto crea un ambiente muy sano, divertido y muuuuchas risas!

  1. Trabajo emocional: para mí, la parte más importante. Practicar Acroyoga hace que trabajes con tus inseguridades y superes tus límites. Al mismo tiempo te ayuda a desarrollar el sentido de la confianza en ti y en el otro, a partir de una comunicación. Aprender a trasmitir y a escuchar, ya que es un trabajo en EQUIPO. Si uno de los dos no comunica correctamente, o no escucha correctamente, no hay resultado. Si uno de los dos se siente inseguro, no hay resultado. Es un mutuo trabajo de vínculos que buscan ganar seguridad y conciencia.
  1. Desarrolla la creatividad: además de aprender las técnicas básicas, fomenta el desarrollo de la creatividad para hacer formas, figuras y movimientos distintos en conexión y balance con otros.
  1. Concentración 100%: aparte de ayudarte a tomar conciencia de tu cuerpo y reconocer tu posición corporal, hace que estés 100% concentrado, ya que si te distraes, caes. Un par de horas concentrado en una sola cosa, sin perderte en tus pensamientos diarios.

Podríamos hablar del Acroyoga como una comunidad de conexión con otras personas y una práctica de desarrollo personal.

¿Quién puede practicar Acroyoga?

¡TODO EL MUNDO puede practicar Acroyoga! No está hecho ni para fuertes ni para flexibles, ni para jóvenes ni para chicas. Solamente necesitas dejar tus miedos aparcados y probar nuevas experiencias.

No importa si no has practicado nunca yoga, ni has hecho acrobacias. El Acroyoga está hecho para toda persona adaptándolo a cualquier nivel.

Dónde hacer Acroyoga: Workshops y Clases de Acroyoga

En mis redes sociales publico todos los talleres y clases de yoga y acroyoga que hago junto con Frank Aspero. Podréis encontrar más información, aquí:

Acroyoga Instagram

Nuestras cuentas de Instagram: @claudiariaas y @frankaspero

Acroyoga Facebook

Nuestras cuentas de Facebook: Clàudia Arias Yoga y Frank Entrenaments Personals

Y tu, ¿te atreves a volar con nosotros?

Dejar mi Opinión

Tu dirección de email no será publicada.