Beneficios del Hatha Yoga ¡Descúbrelos!

Cuando asistís a mis clases por primera vez, siempre os pregunto si habéis practicado yoga i si lo habéis hecho, qué tipo. Si os digo que el 90% no tenéis ni idea de qué tipo de yoga practicasteis, no os miento. Por eso, me gustaría que todos los que me leéis o venís a mis clases, supierais algo más que las “cuatro posturas físicas típicas” del yoga.

En primer lugar, debes saber que el Hatha Yoga no solamente abarca aspectos físicos como las posturas, sino también de la meditación y las respiraciones. Vamos a ver en qué consiste y cuáles son sus beneficios.

¿Qué es el Hatha Yoga?

El Hatha yoga es uno de los estilos más practicados actualmente en todo el mundo. Tristemente en muchos casos, se ha convertido en “ejercicio físico”, olvidando su parte mental, de relajación y de meditación.

Lo cierto, es que el Hatha Yoga es lo que entendemos por “el yoga de posturas”, un método que trabaja el cuerpo físico para facilitar la meditación. Incorpora posturas de todo tipo, para incrementar la flexibilidad, la fortaleza, ejercicios para mejorar la respiración (los pranayamas) y posturas con las manos (o lo que conocemos por “mudras”).

“HA” significa sol y “THA”, luna. Por eso, el Hatha Yoga es el yoga del equilibrio. Por este motivo, también equilibra nuestros aspectos femeninos con los masculinos; el ejercicio, con la quietud; nuestro hemisferio derecho del cerebro con el izquierdo y el lado derecho del cuerpo con el izquierdo.

Este tipo de yoga nos pone en contacto con el cuerpo e inicia un bonito y silencioso diálogo con la mente. Mientras hacemos la asana por primera vez, podemos escuchar nuestro cuerpo y percibir los mensajes que nos envía. No nos damos cuenta, pero puede que nuestro cuerpo lleve un tiempo hablándonos. El Hatha y el yoga en general, es un proceso en el que llevas tu consciencia hacia tu cuerpo y tu respiración, un método medicinal buenísimo que aumenta la calidad de vida, la salud del cuerpo y la mente, y la confianza personal.

Pero sobretodo, no debemos confundirlo con un entrenamiento físico. No es cuestión de domar nuestro cuerpo, sino de escucharlo y cuidarlo. Que el hecho de practicarlo nos mantenga en forma y tonifique nuestros músculos, es otro aspecto que también debemos considerar, pero no debe ser el motivo por el que practicar.

¿Cómo es una clase de Hatha Yoga?

En clase, empezamos con una breve meditación, una breve iniciación para ir calmando la mente y dedicarnos un tiempo a nosotr@s mism@s con la conciencia puesta en el “aquí y el ahora”.

Seguidamente empezamos con un calentamiento (cuello, brazos, piernas) para evitar lesiones cuando hagamos posturas concretas.

Continuamos con la práctica de distintas posturas, secuencias un poco más dinámicas y saludos al sol. Al terminar, siempre que nos sintamos cómod@s, practicamos una postura invertida. Si nos estamos iniciando, lo hacemos con una postura muy sencilla y si llevamos un tiempo practicando, lo hacemos con una de estas posturas invertidas de yoga que verás en este artículo.

Para terminar definitivamente con la clase, nos tumbamos boca arriba y nos dedicamos un Shavasana o postura del cadáver, en la que el cuerpo queda totalmente relajado. En esta postura, aprovechamos para hacer una pequeña relajación y meditación final guiada, silenciosa o con música.

Esto no quiere decir, que de vez en cuando empecemos calentando el cuerpo con unos saludos al sol y terminemos con un masaje tailandés. Cada clase de yoga es distinta, siempre hay elementos nuevos para introducir, posturas nuevas y formas diferentes para practicar.

Me gusta trabajar de forma desigual, manteniendo una estructura, pero con pequeñas sorpresas. Además, me encanta la energía que se produce cuando se mantiene el contacto con otra persona y por eso, intento que en cada clase haya una postura para practicar en pareja. Es muy diferente practicar de forma individual, que hacerlo con alguien. Las emociones, la sensaciones y el esfuerzo, hacen que sea especial.

hatha yoga
Clase de Hatha Yoga en el Centro Aula Espai d’Estudis, impartida por Claudia Arias.

Beneficios del Hatha Yoga

En general, sabemos que el yoga aporta muchísimos beneficios, tanto a nivel físico como emocional. Sin embargo, voy a contarte cuáles son los aspectos positivos de pacticar Hatha Yoga:

Beneficios físicos del hatha yoga

– Aumento de la flexibilidad.

– Aumento de la fuerza.

– Mejoras en condiciones de la estructura músculo-esquelética: escoliosis, rodillas débiles, dolores en los hombros y el cuello, etc.

– Mejora del sistema digestivo, endocrino, respiratorio y circulatorio.

– Corrección de la postura y fortalecimiento de la columna vertebral.

– Alivio de dolores de espalda.

– Mejora de la movilidad músculo-articular.

Beneficios mentales del hatha yoga

– Disminución de los niveles de estrés.

– Aumento de la capacidad de concentración.

– Mejora el estado de ánimo.

– Equilibrio emocional.

– Relajación de la mente.

¿Quién puede hacer Hatha Yoga?

Todo el mundo puede practicar Hatha Yoga, independientemente de su edad, religión, sexo o condición física y mental.

Muchos de vosotros me preguntáis por el yoga como si fuera algo raro. Puede que no sepáis mucho del tema, pero dejad vuestros miedos en casa y empezad a indagar en este mundo.

“Es que no voy a ser capaz”. ¿Capaz de qué, de no llegar a tocarte los pies? No se trata de una competición. No se trata de ver quién es más flexible o quien es más fuerte, y quien lo entienda así, lo entiende mal. Se trata de un estilo de vida que sabes que te va a beneficiar a nivel físico y a nivel mental.

Pruébalo, deja que un profesor te cuente en qué consiste y te guíe para que puedas adaptar la postura a tu propio cuerpo sin miedo a sufrir lesiones o perjudicar tus dolores ya existentes.

Dejar mi Opinión

Tu dirección de email no será publicada.