Beneficios del yoga para embarazadas

Aprender a respirar correctamente y mantener la musculatura fuerte es ideal para embarazadas, además reduce los síntomas depresivos durante el período de gestación, fruto de las hormonas que afecta a la mujer… En mi parecer, creo que toda mujer embarazada debería pararse a escuchar y ser consciente de los cambios de su cuerpo, meditar y practicar yoga para mantenerse relajada y al mismo tiempo mimar al bebé antes de que nazca.

Hoy en el siguiente artículo, aprovecho para contaros porque es tan beneficioso el yoga durante el embarazo y cuáles son las posturas más beneficiosas del yoga para embarazadas. ¿Quieres saberlo todo sobre la conexión que mantiene la mamá con el bebé durante una sesión de yoga? ¡Vamos a ver los beneficios de hacer yoga durante el embarazo!

Beneficios del yoga para embarazadas

1. Mejora tu estado de ánimo: para cualquier mujer, el período del embarazo está repleto de dudas, tensiones y dolores. Por eso muchos profesionales defienden la idea de que un buen estado de ánimo durante esta etapa, es esencial. Para ello, puedes recurrir a distintas técnicas de relajación, muy saludables tanto para la mamá como para el bebé. Otra opción es la práctica de yoga, concretamente el Hatha Yoga. Gracias a las posturas y la meditación, la mujer logra desarrollar confianza y aprende a escucharse a sí misma y a su cuerpo, lo que puede ser muy beneficioso cuando se pasa por un momento de inestabilidad emocional.

2. Te ayuda a respirar correctamente y a fortalecer tu musculatura: el yoga no es beneficioso solamente a nivel mental y emocional, sino también a nivel físico. Si una de estas tres partes no está bien, las otras tampoco lo van a estar. Por eso buscamos el llamado “equilibrio interior”. A nivel corporal, ejercitar la respiración y los músculos son dos de los grandes objetivos del Hatha Yoga. Su técnica de respiración consiste en inspirar profunda y lentamente por la nariz hasta llenar los pulmones y exhalar hasta comprimir el estómago. Puede que esta técnica te recuerde a una clase de educación maternal, por lo que te va a ayudar en el parto. Además, para facilitar el progreso natural del parto y hacerlo lo menos doloroso posible, se aconseja tonificar los músculos, sobretodo los de la zona de la pelvis y las caderas. En eso el yoga también ayuda. Ayuda concretamente a aliviar los dolores de la columna que causa el vientre cuando crece y mejora la musculatura pélvica, por lo que se puede reducir el riesgo de incontinencia y estreñimiento.

3. Aumenta tu bienestar y tu consciencia: estos beneficios los ha experimentado en gran parte Júlia, madre primeriza. Ella desde que entró en el mundo del yoga, no solamente se sintió más ligera, sino también más consciente de su embarazo. Decía que antes, con el día a día, a veces ni se acordaba de que estaba embarazada, pero que al empezar las clases, fue mucho más consciente de que llevaba un bebé dentro y fue capaz de escucharlo y escucharse a si misma.

Después de contarte cuáles son los beneficios a nivel general del yoga para embarazadas, voy a presentarte 5 posturas muy beneficiosas y sencillas para hacer cómodamente en casa.

Las mejores posturas de yoga para embarazadas

La postura del loto (BaddhaKonasana)

También es conocida como “la postura fácil”, que de fácil no tiene nada… es una posición de micro movimientos que vas regulando a medida que vas encontrando una comodidad dentro de ella. Con ella, se acostumbra a iniciar una sesión de yoga, ya que ayuda a relajar la mente y a descansar la parte inferior de la espalda. Consiste en sentarse con las piernas cruzadas, manteniendo la espalda recta, la barbilla hacia el pecho para alargar la columna, los hombros relajados y las manos apoyadas encima de las rodillas.

yoga para embarazadas

Postura del águila (Garusasana Arms)

Puedes elegir si quieres hacerla sentada de rodillas o de pie para trabajar un poco el equilibrio. Luego, debes cruzar los brazos por delante de manera que el brazo izquierdo quede por encima del derecho. Mantén las palmas juntas, levanta los codos y estira los dedos hacia el cielo. Esta postura ayuda a mejorar la concentración, el sentido del equilibrio y calma la ciática o dolor de espalda.

yoga para embarazadas

Postura del bebé (Balasana)

Imita a un bebé dentro de la barriga de la mamá. Es la postura perfecta para relajar todo el cuerpo. Siéntate de rodillas y deja caer el tronco hacia delante, luego recoge tus brazos al lado de tu cuerpo y relájate. El tronco debe estar poco elevado y puedes apoyar una de las dos mejillas al suelo. A su vez, también la puedes usar para hacer una contrapostura después de haber hecho una postura muy extensiva.

yoga embarazadas

Postura del gato (Marjaryasana)

Ponte a cuatro patas e inspira mientras levantas tu barbilla hacia el pecho, de manera que tu espalda se va a encorvar. Al exhalar arquea la espalda mientras subes la cabeza hacia el cielo. Esta postura actúa liberando la columna vertebral del peso y la presión, de esta forma la espalda logra relajarse.

Postura del árbol (Vrkasana)

Empieza en la postura de la montaña, es decir de pie con los pies juntos y el tronco erguido. Lleva tu mirada fija en un punto para mantener el equilibrio. Apoya todo el peso de tu cuerpo sobre la pierna izquierda y flexiona la rodilla derecha para apoyar la planta del pie derecho en la parte interna de la pierna izquierda. Junta las plamas de las manos y lleva los brazos hacia arriba, por encima de la cabeza. Estira el tronco y alarga la columan lo más que puedas, como si una fuerza te estuviera estirando hacia arriba. Luego deberás hacer lo mismo con la otra pierna. Esta postura endereza y fortalece la columna vertebral, mejora el equilibrio, dota las articulaciones de elasticidad, estira las incles, los muslos, el pecho y los hombros.

yoga para embarazo

Ahora que ya sabes cuáles son los beneficios que aporta el yoga a una embarazada, llega tu turno. Prueba de practicar e integrar algunas de estas posturas que te propongo en tus rutinas de yoga diarias para tratar de conectar con tu bebé y vivir la experiencia de ser mamá desde una perspectiva más profunda.

Dejar mi Opinión

Tu dirección de email no será publicada.