Muchos de vosotros me preguntáis cómo podéis empezar a practicar yoga en casa, porque estáis de vacaciones, porque no tenéis tiempo de ir a clases, etc. Sea por el motivo que sea, empezar a practicar yoga no es fácil: requiere voluntad y constancia.

El yoga tiene gran cantidad de beneficios, ya que actúa no solamente en nuestro cuerpo, sino también en nuestra mente. Es por eso, que muchos de vosotros queréis incluir esta práctica en vuestra vida cotidiana. En general se pensa que se necesita ir a un centro para aprender. Mi consejo es que siempre que podáis, vayáis. En caso contrario, siempre podéis empezar a practicar en vuestra casa.

A continuación voy a compartir contigo una pequeña guía sobre cómo empezar a hacer yoga paso a paso.

Cómo empezar a hacer yoga por primera vez

1. Consciencia de tus capacidades: antes de nada tienes que reconocer las capacidades de tu cuerpo. No debes forzar nunca tu cuerpo en una postura para tratar de llegar al límite. No se trata de una competición, sino de un progreso lento.

2. Cambios del estado de ánimo: puede que algunas posturas afecten tu estado de ánimo y tu energía. Las más estimulantes son las posturas de pie o las flexiones hacia atrás. Intenta hacer estas posturas por la mañana, ya que las más apropiadas por la noche son las inclinaciones hacia delante, las posturas de descanso y las inversiones.

3. Logra entrar en equilibrio con tu cuerpo: debes lograr un equilibrio sano manteniendo todas las partes de tu cuerpo igual de flexibles y fuertes. Pronto verás que con el yoga trabajas partes de tu cuerpo que normalmente no trabajas.

4. Empieza con algunas posturas de calentamiento: la postura de la montaña, la postura del perro boja abajo o el saludo al sol son buenas para empezar a calentar antes de hacer una sesión. Son poses que estiran la columna, los brazos y las piernas.

5. Después del calentamiento pasa a practicar posturas más duras: una opción, es pasar a practicar posturas que fortalezcan más el cuerpo y aumenten la resistencia. Estamos hablando de posturas como el triángulo, el guerrero, las inversiones, las flexiones hacia atrás, etc. Para relajarte siempre puedes practicar alguna postura sentada.

6. Tu rutina de yoga debe incluir posturas de todo tipo: sentadas, de pie, flexiones hacia delante, flexiones hacia atrás, torsiones y siempre por último inversiones. Pero debes hacerlo de forma gradual y entre postura y postura tomar unas respiraciones para calmar la mente.

torsiones de yoga

7. Controla tus respiraciones: generalmente debes usar las inhalaciones con movimientos hacia arriba o de expansión y las exhalaciones con movimientos haca abajo o contracción.

8. Relajación al final de la práctica: siempre antes de terminar tu sesión dedícate de 5 a 10 minutos para hacer una relajación profunda.

9. Considera el yoga como un proceso continuo: debes ser paciente. El yoga no es una actividad “de un día a la semana”, sino de un estilo de vida, pero su persistencia, constancia y disciplina no son fáciles.

Consejos para empezar a hacer yoga

Haz tu práctica de yoga con paciencia. Si notas que tu cuerpo no es flexible y te cuesta hacer las posturas, no te preocupes… al principio hacer adecuadamente las asanas puede serte difícil, pero con la repetición y el tiempo verás como mejoras. La rigidez de los músculos y las articulaciones irá disminuyendo poco a poco. Eso sí, debes empezar con posturas básicas, con las que te sientas cómoda e ir aumentando el nivel gradualmente.

Mi consejo es que te busques un buen profesor con el que te sientas segru@ y te resulte interesante. Con el apoyo de un profesor, podrás profundizar mucho más en tu práctica de yoga. Además, si tienes alguna lesión, podrás sentirte más segura. Obviamente puedes empezar a hacer yoga en casa, pero si te inicias en la práctica, es mejor que lo hagas en una clase con un profesor y que la sesión dure de 60 a 90 minutos. Y tu, ¿te animas? 

Dejar mi Opinión

Tu dirección de email no será publicada.