Pues no, las posibilidades del Yoga aún no se han acabado. Desde los países nórdicos nos llega la posibilidad de practicar yoga junto con otras actividades como el esquí o el snowboard.

En invierno, muchos de vosotros os acercáis a las pistas de esquí. Os invito a no dejar de practicar yoga allí donde vayáis. ¡También en la nieve! Y es que… ¿que hay mejor que disfrutar de unas vacaciones junto al frío de la montaña y el calor de tu ser interior? La combinación es perfecta. Un viaje para adentrarte en una nueva experiencia practicando yoga en un ambiente totalmente diferente del que estamos acostumbrados a estar durante nuestras prácticas. Hace cosa de un mes estuve en Andorra disfrutando de unos merecidos días de desconexión y no pude evitar practicar yoga. Me apasiona practicar yoga al aire libre, explorar nuevos ambientes y probar de hacer mi práctica allá donde voy. Un viaje muy aconsejable para los amantes del deporte, la montaña y el yoga. 

La práctica de yoga en la nieve se combina con meditaciones: la llamada meditación Tummó, ¿os suena?. Se trata de una meditación tibetana que una vez alcanza el óptimo de relajación, busca centrar nuestra energía interior proporcionándonos el calor necesario para poder meditar a bajas temperaturas. El Tummó fija su objetivo en sobrevivir sin abrigo a bajas temperaturas, ya que los maestros que la practicaban lo hacían desnudos. En tibetano tu-mmo significa “calor interior” y más que definir esta disciplina como un deporte, podríamos definirla como una práctica avanzada de yoga.

image

¿Y qué podemos decir del yoga combinado con otras actividades deportivas? El esquí es uno de nuestros deportes favoritos de invierno, no sólo porque nos permite disfrutar del paisaje, la naturaleza y la nieve, si no porque también nos ayuda a estar en forma. Al tratarse de un deporte estacional, nos interesa no sobrecargar la musculatura y evitar lesiones articulares.

Yoga para esquiadores

Esquiar es una actividad que exige mucho. Pasas muchas horas en la posición de “la sentadilla” en movimiento, además debes tener en cuenta que el frío acelera el gasto energético y respirar cuesta más. Por eso necesitas trabajar la resistencia, la respiración, el equilibrio y la flexibilidad.

Tanto si haces esquí como snow, ejercitar el equilibrio del cuerpo es esencial. Esquiar es puro equilibrio en movimiento y tu cintura y tu pelvis deben tener soltura. El yoga te permite aprender a distribuir mejor el peso de tu cuerpo y la fuerza. Además, las torsiones en movimiento te ayudarán a tener más agilidad.

Posturas recomendadas 

Es cierto que los esquiadores acostumbran a sufrir lesiones en la espalda y las rodillas. Estas lesiones se pueden prevenir practicando algunas posturas para fortalecer las articulaciones y los músculos de la espalda baja, las rodillas y la parte posterior de las piernas. Y es que el yoga puede convertirse en un gran aliado para los amantes del esquí…

1. Postura del triángulo (Utthita Trikonasana) 

IMG_4490

2. Postura del guerrero (Virabhadrasana) 

image

 

No solamente debes centrarte en robustecer tus músculos, si no en estirarlos mucho. La salud de tus tejidos consiste en mantener la armonía entre fuerza y elasticidad. Quieres comprobar que el yoga y el deporte son un gran equipo? ¡Empieza a practicar y lánzate a las pistas! Si te ha gustado este post, puedes encontrar otras imágenes de mi práctica en la nieve en mi Instagram.

Dejar mi Opinión

Tu dirección de email no será publicada.