¿Qué pensarías si te dijera que el yoga también te puede hacer sentir más guap@? La gente que empieza a practicar, se siente más sana y nota los cambios en su cuerpo y en su estado de ánimo. Además, les motiva a llevar una dieta más saludable.

Hoy nos centraremos en una práctica especial enfocada a la belleza, porque el yoga, además de fortalecerte y trabajar a nivel cuerpo – mente, también es un gran aliado para tu piel. Así que te propongo un artículo con una lista exclusiva de posturas de yoga que potenciarán tu belleza, te ayudarán a estar más contenta y en definitiva a sentirte más feliz.

¡Te sorprenderá!

Posturas de yoga para la belleza

Las posturas que tengo preparadas para ti, puede que sean algo inestables y te generen cansancio si te estás iniciando en el yoga, ya que el tipo de posturas que te propongo, son las invertidas.

Si algunas de las posturas de equilibrio que salen en la guía te cuestan, usa la pared para practicarlas. Cuando practicas equilibrios de brazos, sentir dolor en tus muñecas y hombros, es normal, son posturas que implican acción… puedes empezar manteniendo poco tiempo la postura.

Además de poner en forma la musculatura de tus brazos y de tu cuerpo en general, introducir asanas de inversión, puede ser muy beneficioso para mejorar tu belleza, ya que invertir el cuerpo favorece el riego sanguíneo hacia el rostro y hacia el cerebro, función importante, ya que la sangre lleva la glucosa que éste usa como fuente de energía.

No te sientas agobiad@ si no te acomodas en la postura, atrévete a ponerte boca abajo y tómatelo como un pequeño reto personal. Sus beneficios merecerán la pena. También debo decirte que practicar la subida a los equilibrios de brazos o asanas invertidas, cansa y acelera el ritmo cardíaco.

Sin embargo, las posturas que vamos a practicar, son asanas equilibrantes y repercuten directamente en el sistema nervioso y en tu energía. Sentirás, que practicando estas asanas tu humor mejora, y mejorará aún más cuando consigas hacerlas bien.

Trasladando la idea al objetivo del artículo, este torrente sanguíneo tiene un efecto muy claro en la piel. En India, se considera que las posturas invertidas son una auténtica receta antienvejecimiento natural. Si además te diviertes haciéndolas, el efecto es aún mayor.

Guía de ejercicios de yoga para la belleza

Vamos a practicar 3 posturas de yoga invertidas. Mantenerlas durante 3 o 4 minutos, es suficiente para notar los efectos que esperamos de ellas. Se suelen realizar al final de una clase normal de yoga, una vez la circulación se ha activado en todo el cuerpo. De esta forma, evitamos un incremento rápido de la presión arterial sobre el corazón y el cerebro. Si quieres saber más sobre posturas invertidas de yoga, lee este artículo. Sin embargo, hoy como hacemos una práctica especial, vamos a empezar con ellas des del principio y vamos a mantenerlas menos tiempo.

1. Adho Mukha Svanasana

Te colocas en la postura del perro boca abajo y dejas caer la cabeza, los brazos. Observa tus sensaciones dentro de la postura. Lleva tus talones lo más cerca del suelo posible, evitando la curva lumbar, por lo que si tus talones no llegan al suelo, no pasa nada. Es mejor mantener la espalda recta y doblar un poco las rodillas. Puedes mantener unos 30 segundos la postura. Inhala y al exhalar apoya las rodillas al suelo y descansa haciendo un par de respiraciones profundas a Balasana, sentada sobre tus piernas.

A continuación, repite la misma postura del perro boca abajo y sube tu pierna derecha estirada hacia arriba, mantenla durante 3 respiraciones y luego haz lo mismo con la otra pierna. Intenta que tus caderas estén al mismo nivel. Si el estiramiento es muy fuerte para ti puedes mantener la rodilla de la pierna de arriba un poco doblada.

Inhala y al exhalar baja tus rodillas al suelo, lleva tu pelvis hacia atrás y descansa en Balasana, la postura del niño. Lleva tus brazos hacia delante e intenta andar con los dedos de tus manos todo lo que puedas hacia delante. Te incorporas llevando tu pecho hacia arriba y articulando la columna. Puedes soltar un poquito las muñecas, haciendo giros hacia un lado, hacia el otro, abriendo los dedos de los manos.

IMG_2482

Para buscar un poco más de dificultad, puedes hacer Adho Mukha Svanasana con el soporte de la pared. Busca una pared y anda por la pared con tus piernas manteniendo tus brazos estirados y firmes, tus manos bien abiertas al nivel de tus hombros y si puede ser, las piernas estiradas. Busca aproximadamente un ángulo de 90 grados y juega a subir primero una pierna hacia arriba y luego la otra. Baja despacito y quédate a la postura del niño, en Balasana.

En mi opinión, son posturas que te hacen sentir alegre y cuando estás un poco tens@, darle la vuelta a las cosas hace que las veas de otra manera.

2. Pincha Mayurasana

Si llevas poco tiempo practicando yoga, te aconsejo que está también la hagas con el soporte de la pared. Lleva tus antebrazos al suelo y reparte el peso entre tus manos y tus codos. El peso no puede estar solamente en tus manos, porque no lograrás el equilibrio. No dejes que tu cabeza se caiga. Eleva una pierna y sin miedo haz un pequeño impulso hacia arriba. Mantén unos instantes la postura arriba y descansa abajo a la postura del niño, como siempre.

2016-04-14-20-01-12-2

3. Adho Mukha Vrkasana

Lo mismo, si te estás iniciando, practica esta postura en la pared. Separa las manos al nivel de los hombros, como has hecho antes. Entra primero en un buen Adho Mukha Svanasana y luego ve andando hacia tus manos, flexionando tus rodillas si lo necesitas. Haz un gesto de balance hacia delante para ver las sensaciones. Coloca los dedos muy abiertos y lleva tu conciencia en ellos, la idea es que las puntas de tus dedos se queden blancas de la fuerza que repartes en ellos.

Eleva primero una pierna y sin miedo, con un pequeño impulso llevas tus piernas hacia arriba dejándolas descansar en la pared. Si tienes una práctica más avanzada y dispones de una rueda de yoga, puedes practicar con ella. Descansa cuando lo desees a la postura del niño, Balasana.

FullSizeRender

4. Savasana

Y para terminar, muy despacito te quedas a savasana, totalmente tumbad@ boca arriba, para dejar descansar tu cuerpo y tu mente. Lleva tus palmas de las manos hacia arriba y deja caer tus pies hacia los lados. Tu cuerpo debe quedar completamente muerto. Haz un par de respiraciones profundas y date tu espacio en esta postura, ya que es una postura que completa tu práctica integrando cada estiramiento, cada respiración, cada posición que has hecho. Descansa lo que necesites.

Beneficios del yoga para la belleza

A parte de los beneficios generales del yoga, que podrás encontrar en los artículos de mi sección de beneficios del yoga, voy a contarte los que están relacionados con la belleza.

En primer lugar te mantiene flexible y fuerte, previniendo el envejecimiento. En segundo lugar, previenes tus varices y arañas vasculares: las posturas que hacen que debas levantar las piernas, favorecen la circulación. Así que si pasas muchas horas de pie, estas son las posturas que te aconsejo que practiques.

Además, la secuencia de posturas de yoga que te he propuesto, vitaliza el aparato reproductor y favorece un aumento del apetito sexual.

¡Un último consejo! Si hace relativamente poco que te has iniciado en el yoga o te estás iniciando, debes tomarte la práctica de estas posturas como un pequeño reto y no frustrarte si no te salen a la primera. Si puedes hacer esta pequeña sesión de yoga en pareja, mejor.

Una clase sorprendente, con posturas de yoga que potenciarán tu belleza y te ayudarán a estar más contenta y en definitiva, más feliz. ¿A qué esperas para desplegar la esterilla y contarme tu experiencia?

Dejar mi Opinión

Tu dirección de email no será publicada.